Se atribuye el monopolio del criterio para decidir que libro se importa y cual no
Gobierno Prohibe Importación de Libros
"No Revolucionarios"
Margarita Belandria nació en Canaguá, Estado Mérida (Venezuela, 1953).

Sábado, 17 de Mayo de 2008
Especial para RUEDALO.ORG

Por Elio C. Aponte

Miami, Florida.- Como sacado de un viejo libro de la época del oscurantismo de la Edad Media Europea, en
donde se quemaban libros de manera pública, y se quemaban vivos a quienes tuvieran ideas distintas a las del
"status quo", hoy nos llegó a nuestra redacción una información que podemos catalogar de espeluznante.

Es una denuncia realizada por una de las valiosas mujeres intelectuales con las que cuenta Venezuela, de nombre
Margarita Belandria, y quien actualmente se desempeña como profesora-investigadora de la Universidad de Los
Andes en el área de Filosofía del Derecho, Lógica y Hermenéutica Jurídica, en la que nos informa que el gobierno
de Venezuela acaba de inventar, de manera unilateral, una medida que consiste en la obligación impuesta a los
importadores de libros de presentar ante el "Ministerio del Poder Popular para las Industrias Ligeras y el
Comercio" (Milco) una relación de las obras que quieren traer al país, en donde hay que detallar los nombres de
cada autor, el título de cada libro, una sinopsis del contenido de cada obra, y una breve exposición de motivos
para 'justificar' la importancia que cada uno de los libros que se quiere importar tiene para el país.

Esta venezolana, Margarita Belandria, escritora de novela, cuento, ensayo y poesía, Abogada y Magíster en
Filosofía, y quien ha sido ponente invitada en eventos nacionales e internacionales, científicos y literarios, agrega
que los importadores de libros deben decir cuántos ejemplares quieren importar y otros datos de índole comercial.
Todo ello como requisito para obtener el "Certificado de no producción" o de "Producción insuficiente" , a fin de
que CADIVI entregue los dólares para la importación, previa selección de los libros que ellos discrecionalmente
deciden si pueden o no ser importados.

Es decir, que el gobierno no solo se atribuye la discrecionalidad de otorgar dólares a los libros que les parezca,
sino que se auto proclama poseedor del monopolio del criterio para decidir que libro se importa y cual no, es decir,
que leer y que no leer, bloquando con ello el acceso a la cultura y al conocimiento.

Esta denuncia, realizada por una valiente mujer nacida en Canaguá, Estado Mérida, Venezuela, en 1953, autora de
numerosos ensayos publicados en revistas impresas y electrónicas, quien desde el año 2003 es miembro de la
Asociación de Escritores de Mérida (Venezuela), y desde mayo de 2005 miembro del Foro Literario “Letras Libres”
de Madrid (España), es el clamor desesperado de quien se nutre del conocimiento universal cual ser vivo que
necesita el aire para respirar, y cuya valentía y coraje nos invitan a no permanecer inermes ante el peligro de vivir
en la oscuridad que impone la esclavitud, y nos recuerda que la luz de la libertad solo la merecen quienes luchan
sin descanso por ella.

Esta y otras medidas que adelanta el gobierno del Teniente Coronel en su afan por introducir su reforma socialista
"por contrabando" ya que la misma fue rechazada de manera determinante por el pueblo venezolano en el
Referéndum del 2 de diciembre de 2007, son una clara indicación de que el mismo ha dejado de observar la
Constitución Nacional de la República Bolivariana de Venezuela de 1999.

Atras, en el pasado del oscurantismo del medioevo, quedaron este tipo de medidas retrogradas y totalitarias que
atentan contra la libertad que tenemos todos y cada uno de los seres humanos que existimos sobre la faz de la
tierra, de estar informados, de estudiar las distintas ideas, de aceptarlas, rechazarlas, y de ser tolerantes.

Estas medidas anticonstitucionales e inhumanas no pueden ser toleradas en Venezuela ni un minuto más.

RUEDALO!!!!

P.D.:
Estas son las palabras textuales de Margarita Belandria:

Hago esta denuncia pública con la esperanza de que tal vez alguien pueda hacer algo para corregir este grave
atentado contra la cultura, la libertad de pensamiento y libre circulación de las ideas.

Desde hace aproximadamente dos años he venido comprando la colección de libros de la Editorial Gredos
contentiva de los clásicos universales, es decir, de todas las obras de filósofos, dramaturgos, literatos y demás
pensadores desde la antigüedad griega. Resulta que dichos libros no volvieron a llegar al único librero de Mérida
que los estaba vendiendo, que por cierto son libros cuyos precios son bastante accesibles a nuestros
menguados bolsillos. Pero no es solamente esta colección la que no llega sino un sinfín de otros libros
relacionados especialmente con filosofía y humanidades.

Investigando el motivo por el cual no siguió llegando dicha colección de Gredos, he encontrado la siguiente
información que me han dado algunos importadores de libros:

Se trata de una nueva medida inventada por el gobierno que consiste en la obligación impuesta a los importadores
de libros de presentar ante el "Ministerio del Poder Popular para las Industrias Ligeras y el Comercio" (Milco) una
relación de las obras que quieren traer al país, en donde hay que detallar los nombres de cada autor, el título de
cada libro, una sinopsis del contenido de cada uno y una breve exposición para *'justificar'* la importancia que
cada uno de los libros que se quiere importar tiene para el país. Asimismo deben decir cuántos ejemplares quieren
importar y otros datos de índole comercial. Todo ello como requisito para obtener el "Certificado de no
producción" o de "Producción insuficiente" , a fin de que CADIVI entregue los dólares para la importación, previa
selección de los libros que ellos discrecionalmente deciden si pueden o no ser importados. Los requisitos y pasos
pueden verse en la Web de Milco:
http://tramites. milco.gob.ve/tramites/

Atentamente,

Margarita Belandria

http://margaviota.blogspot.com/

http://www.margaritabelandria.com/



_________________________________________________________________________________________

Artículo 19 (Declaración Universal de los Derechos Humanos):
Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de
no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones,
y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.

"La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos:
con ella no pueden igualarse los tesoros que encierra la tierra ni la mar encubre; por la libertad,
así como por la honra, se puede y se debe aventurar la vida" (Miguel de Cervantes).
Counter



-



+
y Jamás seremos
como el Ché
con Legitima
Defensa
Así nos quieran
Callar
Cualquier Persona
Sociedad Civil
Seremos Libres


+
y Resistencia
Civil


=

PEQUEÑAS HISTORIAS DE UNA REVOLUCION CHUCUTA
HUGUITO EN
SABANETA