CARTELERA INFORMATIVA QUE COLABORA CON EL RESTABLECIMIENTO DE LA EFECTIVA VIGENCIA DE LA
CONSTITUCION DE LA REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA - ARTICULO 333
You need Java to see this applet.

Ahora resulta que Gandhi era "golpista"
La marcha de la sal -- La de Gandhi y la mía

Por Jan Øberg



El 2 de marzo de 1930, Gandhi envió una carta a Lord Irwin, el virrey inglés, para advertirle
que estaba por comenzar un acto de insubordinación civil.

Gandhi había decidido hacer del impuesto a la sal el punto focal de la protesta política
no violenta. El monopolio británico del comercio de la sal en la India dictaba que la
venta o producción de sal por cualquiera que no fuera el gobierno británico era una ofensa
criminal.

"... el sistema británico parece estar diseñado para aplastar la vida misma [del campesino].
Incluso la sal que él debe utilizar para vivir está tan gravada que la convierte en una carga
muy pesada para él...", escribió Gandhi. "Tomen su propio salario. Es de más de 21.000 rupias
(equivalente a 7.000 dólares, aproximadamente) al mes... . Ustedes están ganando más de 700
rupias al día comparadas con el ingreso promedio en la India de menos de dos annas (cuatro centavos) al día... . Probablemente todo su
salario vaya a obras benéficas. Pero un sistema que prevé esos arreglos merece ser sumariamente abolido... . Nada aparte de la no violencia
organizada puede frenar a la violencia organizada del gobierno británico...".

Gandhi explicó que los participantes en esta acción "ignorarían" el impuesto a la sal y que estarían dispuesto a aceptar la prisión. Si Irwin
estaba preparado para discutir el asunto, ellos suspenderían la acción.

                                                                                 La Marcha de la Sal comenzó el 12 de marzo de 1930, a las 6:30 a.m. No llegaban
a                                                                                            80 los seguidores de Gandhi que partieron de Sabarmati y se dirigieron al
pueblo                                                                                                costero de Dandi, 385 kilómetros al sur, en un viaje que tomaría 23 días.
En cada                                                                                                pueblo, Gandhi conseguiría el apoyo para sus acciones. Al llegar a la
costa él tomó                                                                                             un puñado de barro y sal y dijo, "Con esto, estoy sacudiendo la base
del Imperio                                                                                                  Británico". Luego lo pasó por agua de mar para hacer la sal que
ningún indio podía
                                                                                 producir legalmente.

                                                                                 El 12 de marzo de 2001, a las 6:30 a.m., yo atravesé el portal del ashram
de                                                                                                        Sabarmati, cubriendo a pie los primeros pocos kilómetros de la ruta de la
Marcha de                                                                                            la Sal de Gandhi. Luego tomé un tren, y tenía planeado conducir los 50
kilómetros
                                                                                 finales, visitando los templos y otros lugares por los que los manifestantes pasaron
                                                                                 hace todos estos años.

                                                                                 En el pequeño pueblo de Dharam, encontré una casa simple que tenía frente a
ella                                                                                             una estatua de Gandhi. Allí escuché que en ese lugar vivía un hombre que
había                                                                                                 estado con Gandhi durante la marcha. El señor Bakhta tiene ahora 94
años de edad.                                                                                          "Yo tenía 23 y era un luchador por la libertad cuando hicimos la
marcha. Estaba                                                                                                   estudiando historia en la Gujarat Vidyapith, que fundara
Gandhi. Nosotros
                                                                                 viajábamos antes que Gandhi y planeábamos los alojamientos para la noche y
las                                                                                               concentraciones. Estábamos listos para morir por la independencia de la India.
¡Así                                                                                             es como debe ser si es que realmente se quiere alcanzar algo!".
  
Gandhi desafía el Impuesto de la Sal
            http://www.mahatma.org.in


Vívidos recuerdos

Yo le dije que íbamos al pueblo de Dandi y luego a ver las fábricas de sal de Dharasana. "Me encantaría ir con usted, ¿será posible?",
preguntó él. Entonces partimos, conduciendo por pequeños caminos hacia la costa.

Finalmente llegamos a las fábricas de sal. En la película acerca de Gandhi, uno puede recordar las filas de manifestantes desarmados que
eran brutalmente golpeados aquí por la policía. Dos murieron y cientos de ellos fueron llevados al hospital sangrando de sus heridas. El
señor Bakhta fue uno de ellos. Hoy él nos dice un poco de todo eso: cuán terriblemente cansados estaban, cuán preparados estaban para
ser arrestados en cualquier momento, el temperamento de Gandhi.

Trabajadores descalzos llevan la sal hacia la orilla. A ellos les pedimos algo de sal como un recuerdo y también tomamos un poco para el
señor Bakhta. Veo rodar una lágrima por su mejilla. Él dice: "Estoy tan feliz de haber venido; no había vuelto desde que todo eso pasó aquí".

Cuando volvimos en la noche, el señor Bakhta está muy cansado pero muy feliz. Nos agradecemos con sinceridad mutuamente. La sal nos
recuerda que la política simbólica y la no violencia pueden ser más fuertes que la política real y la violencia.


Jan Øberg es cofundador de la Transnational Foundation for Peace and Futures Research (TFF), con base en Suecia. Ver www.transnational.org para una
información cabal y completa.



-



+
y Jamás seremos
como el Ché
con Legitima
Defensa
Así nos quieran
Callar
Cualquier Persona
Sociedad Civil
Seremos Libres
HUGUITO EN
SABANETA


+
y Resistencia
Civil


=